Worldwide shipping / Envío gratis a España desde 50€!

Dureza y tenacidad de las gemas

Durante los últimos meses hemos utilizado los términos de dureza y tenacidad sin llegar a explicarlos adecuadamente. En joyería y, concretamente, para los aspectos gemológicos, las propiedades de dureza y tenacidad son muy importantes a la hora de trabajar con las piedras preciosas. ¿Sabes cual es la gema con mayor dureza? ¿y la de mayor tenacidad? ¿es lo mismo? Bueno, quizás has tenido algunas de estas preguntas en algún momento y todavía no las has resuelto.

En este artículo del blog «Universo Luz» desglosaremos ambos términos de dureza y tenacidad, al mismo tiempo que profundizaremos en las escalas de medición de la dureza relativa (como, por ejemplo, la Escala de dureza de Mohs), y veremos otras propiedades como puede ser la exfoliación o la fractura, ¿Te lo vas a perder?

 

 plataluz-blog-universoluz-escala_mohs

DUREZA DE UNA GEMA

¿Alguna vez te ha pasado que compraste una joya con una o varias gemas brillantes y relucientes, pero que con el paso del tiempo se han ido rayando? Bueno, esto no significa que te hayan engañado o que la tengas que tirar a la basura. Básicamente se trata de una gema con una dureza media o baja. Pero vamos paso a paso, ¿Qué es la dureza y que significan las escalas?

La dureza es la resistencia que ofrece un cuerpo a ser rayado. En el caso de la gemología, hablamos de minerales. Esta propiedad está directamente relacionada con la fuerza del enlace que mantiene unidas las partículas entre sí, siendo más duros los enlaces covalentes (muy fuertes) y menos los enlaces moleculares o las fuerzas de Van der Waals.

Existen diferentes formas de determinar el grado de dureza de un material, pero una de las más conocidas internacionalmente es la Escala de la dureza de Mohs. Esta escala relativa fue establecida por un mineralogista alemán Friedrich Mohs en el año 1812, y consta de 10 grados:

Para medir la dureza de un mineral, se comprueba qué mineral de la escala raya y a cuál raya él, de esta forma sabremos el lugar que le corresponde en la escala. Si su dureza coincide con la de alguno de la escala, se rayarán mutuamente. El señor Mohs descubrió que la dureza relativa de los minerales es una característica principal para su determinación.

Para darnos una idea, a grandes rasgos, de la dureza de los minerales que constituyen la escala, diremos que los incluidos en los números 1 y 2 pueden ser rayados por la uña con facilidad; entre los números 3, 4 y 5 se rayan con una navaja o cuchillo, y los comprendidos entre el 6 y el rayan al vidrio. De esta forma descubrimos que si tenemos un topacio (número 8 en la escala) puede rayar a un cuarzo y al mismo tiempo ser rayado por un corindón.

Ahora volvamos a la pregunta que planteábamos anteriormente, si tenemos una gema rayada en su superficie, normalmente será debido al roce con otros materiales más duros. Es frecuente que las gemas blandas, como el ópalo, el ámbar o la turquesa, puedan sufrir variaciones en su capa exterior pulida. La forma de arreglarlo es, en la gran mayoría de las ocasiones, volver a pulir esa cara (desbastando un poco la superficie de la gema y recuperando su lustre).

EL DIAMANTE: LA PIEDRA MÁS DURA

Sin lugar a dudas, el diamante se conoce por su belleza, el efecto fuego que genera al reflejar la luz, por su precio (esto lo hablaremos en profundidad en otro artículo), y por su dureza, dado que es la gema más dura que se conoce.

plataluz-blog-universoluz-diamante-cristalización

 

Aunque represente el número 10 dentro de la Escala de Mohs, el diamante presenta una dureza absoluta mucho mayor que el resto de gemas. Para que nos hagamos una idea, si utilizamos la escala de la dureza absoluta de Vickers y la fusionamos con la escala de Mohs, podemos observar como el diamante presenta una dureza más de tres veces superior que su predecesor.

TENACIDAD

No tenemos que confundir dureza con tenacidad, dado que son dos propiedades diferentes, pero complementarias. Cuando hablamos de tenacidad nos referimos a la resistencia a la ruptura. Una gema puede ser dura en términos de dureza, pero frágil debido a la propiedad de exfoliación que posee. Pero como todo se entiende mejor con ejemplos, vamos a ilustrarlo para que quede más claro:

plataluz-blog-universoluz-nefrita-tenacidad

En la imagen vemos una nefrita. Esta gema posee una gran tenacidad. Es, por esto mismo, que se pueden crear figuras tan definidas sin que se quiebre. El mineral conocido que presenta mayor tenacidad es la Actinolita, del grupo de los Anfíboles dentro de los Inosilicatos (este grupo se caracteriza por crear tetraedros de silicio-oxígeno formando cadenas sencillas o dobles.

plataluz-blog-universoluz-cadenas inosilicatos

En la imagen podemos observar cadenas de inosilicatos dobles

 

PROPIEDAD DE EXFOLIACIÓN

Es la propiedad que presentan algunos minerales de romperse en algunos planos concretos, generando superficies más o menos lisas, llamadas planos de exfoliación. Aunque sea un aspecto más técnico y su interés se centra sobre todo en los lapidarios y joyeros, conocer esta propiedad nos ayuda a conocer porqué una gema presenta unas formas u otras al romperse. Un claro ejemplo de planos de exfoliación sería el diamante. Los romboedros del diamante (en su forma natural de cristalización) tiene 4 planos de exfoliación. Esto permite dividir la gema en trozos más pequeños o eliminar impurezas para después tallar la gema.

¿CÓMO EVITAR QUE SE NOS RAYE O ESTROPEE UNA JOYA?

Bueno, ya era hora de responder a las preguntas. Es muy importante tener cuidado con el uso y almacenamiento de nuestras joyas para que no sufran deterioro con el paso del tiempo. Aquí tampoco hay que volverse loca/o, ni comprar mil productos o artilugios para guardarlas, sino tener un poco de cabeza y seguir algunos consejos.

plataluz-blog-universoluz-separar jyoas

  • Si tenemos gemas blandas o medias (inferiores a la dureza del cuarzo), es muy normal que se rayen con el paso del tiempo debido a la naturaleza de nuestro planeta*.
  • Almacenar todas las gemas juntas en una misma bolsa. Es frecuente, sobre todo cuando nos vamos de viaje o salimos rápido, poner todas las joyas juntas en una bolsa. En estos casos, además de rayar las gemas, también rayaremos los metales (cobraran un colar lechoso muy bonito).
  • Someterlas a productos químicos, como la lejía. Estos productos pueden ser muy abrasivos y llevar incluso a estropear el brillo de la piedra.

*En la Tierra, los minerales más abundantes son el Oxígeno y el Sílice, ambos presentes en los cuarzos. En el aire hay micropartículas de estos minerales (junto con otros), y es frecuente que puedan rayar las gemas de menor dureza que el cuarzo con el paso del tiempo.

Si te interesa este tema, puedes leer nuestro artículo sobre el cuidado y la limpieza de las joyas, donde se describen en profundidad estos aspectos, además de dar consejos muy prácticos.

Dejar un comentario